Un doctor cordobés enamorado del Deportivo Don Benito

El pasado domingo, pese a que el Don Benito estuvo arropado en Montijo por cientos de gargantas que le dieron aliento para conseguir el objetivo del campeonato de liga, hubo una baja significativa en las filas rojiblancas.

Un doctor cordobés enamorado del Deportivo Don Benito

Se trata de Juan García Regal, un cordobés de nacimiento pero que en poco tiempo se ha convertido en un aficionado calabazón más, que no duda en rebatir con quien haga falta en las redes sociales con tal de defender a su equipo, el Deportivo Don Benito.

Pues bien, Juan es también conocido por su ocupación profesional como traumatólogo en el Hospital Don Benito-Villanueva y en el Hospital Vegas Altas y, precisamente, una guardia en su puesto de trabajo le impidió estar presente en Montijo para vivir una jornada histórica con el club rojiblanco.

Horas antes del decisivo choque por el título, el doctor García Regal dejaba un mensaje en su twitter, que hemos querido compartir por su emotividad y por el amor a unos colores, pese a que ese vínculo en relativamente reciente:

"Hace 3 años, cosas del destino, llegué aquí por trabajo. Poco a poco fui enamorándome de esta ciudad, sus calles, sus gentes y uno de sus equipos de fútbol, el Deportivo. Me recordaba cuando era niño y mi padre me llevaba a ver al equipo de mi pueblo, el Palma del Río, que jugaba en el grupo X de Tercera.

Empecé a ir al Vicente Sanz a ver algunos partidos aislados. Poco después me compré su bufanda y su camiseta. Me hice socio y esta es mi segunda temporada en la que he acompañado al equipo en muchos partidos, tanto en casa como fuera.

Me hubiera gustado estar aquí muchísimo antes. Pero no ha sido así. Cosas del destino. Envidio a la gente que habla de plantillas legendarias, de viajes en las liguillas, el estadio lleno o, incluso, de los malos momentos. Aunque soy palmeño, cordobés y andaluz, mi vida esta quí. Me siento calabazón y soy hoy y siempre deportivista.

Mañana –por el domingo—el Deportivo tiene una cita con la historia y no podré estar a su lado, por trabajo. Cosas del destino… Mañana este equipo se coronará y alcanzará la gloria en una temporada que ha reventado su propia historia".

Para alegría de él, su equipo venció y se proclamó campeón y ahora, tras hacer la guardia del domingo, tendrá los siguientes fines de semana libres para disfrutar de los partidos en los que su equipo se jugará el ascenso. Esperemos que sólo sean los dos siguientes. Ya, para empezar, asegura que estará presente en Salamanca.